Basado en Miami, Florida, Creativeye.Reviews es el blog de la comunicadora Mariana Azpurua donde se pasea por todo lo que existe "entre lo sublime y lo profano"

 

Literatura en español en Miami

Literatura en español en Miami

Quienes me conocen saben que amo los libros. Tanto o más que la música. A ellos les debo haberme librado de una vida de otra forma poco estimulante, abriéndome las puertas de un universo en el cual aprender, descubrir, imaginar y soñar. Una de mis características personales, es padecer una curiosidad casi enfermiza y mi padre decidió resolver el problema de la serie inagotable de por qués cotidianos, enseñándome a leer a muy corta edad y presentándome luego la abundante oferta literaria que nutría las paredes de su biblioteca. Los libros se convirtieron entonces en mis compañeros inseparables, mi territorio de experimentación vicaria.

Más tarde, durante mi adolescencia, mi papá abrió una librería de textos médicos, actividad consona con su profesión. No se si lo saben, pero los médicos nunca terminan de estudiar, los textos los acompañan toda la vida. Mientras la librería permaneció abierta, ayudé en su atención y  como los vendedores de las editoriales pasaban con su oferta infinita y yo quería leer todos los libros, convencí a papá de dedicar un área del local a literatura, de modo que lo que al principio fueran dos carruseles con las ediciones de bolsillo de Bruguera, pronto se convirtió en toda una esquina -más una vitrina exterior- repletos de títulos deliciosos que podía leer y releer. Esa debe haber sido una de las épocas más felices de mi vida.

Cuando llegué a Miami hace 17 años, me encontré con una ciudad bastante árida culturalmente hablando -ni la sombra de lo que es ahora-, sin embargo existía una enorme librería en español muy bien abastecida, que además promovía actividades literarias. La Moderna Poesía fue un local gigantesco en la Calle 8 -donde lo conocí, aparentemente antes estuvo en otro lugar-, que luego se redujo a uno más modesto en la 57 Avenida y la 7 Calle, cuando los cambios en el mercado del libro la pusieron en tres y dos.

Allí se podía ir en busca de algún incunable o pasar un rato a conversar de libros con los habituales o su propietaria, la señora Magdalena Álvarez. La librería era homónima a la que una vez fuera otro templo del libro en Cuba, la cual perteneció a José Antonio López Serrano, tío de doña Magdalena, quien le enseñara el amor por el negocio. El señor López Serrano, fue también dueño de la editorial La Cultural, S.A. Al fallecer López Serrano en Miami en 1972, donde vino a vivir al triunfo de la "revolución", su viuda Joaquina Escarpa y doña Magdalena, abrieron la versión americana de La Moderna en su honor.

Cuando la librería cerró su última sede en 2010, los lectores en español nos quedamos huérfanos. Sobre todo porque en 2006, otra opción de refugio para el libro hispano había desaparecido, el día que se quemó la Librería Cervantes de la Pequeña Habana.
Al final, aunque hayamos encontrado un sustituto en Books and Books, pasándonos casi totalmente a la lectura en inglés - e integrándonos a sus actividades-, siempre quedó la nostalgia por la lengua madre y sobre todo, por la atmósfera que se construye alrededor de esos lugares donde lo creativo y cultural, predominan sobre lo comercial. 

Pero los milagros ocurren! En el momento que ya no pensábamos que algo así podría suceder, debido a que la venta de libros digitales en las tiendas virtuales parece estar minando el terreno fértil del negocio del libro, aparece uno de esos inversionistas de visión global, capaz de percibir lo que otros parecen ignorar. Ya una vez antes lo hizo -en Venezuela, su país de origen y el mío-, con otro de mis artículos favoritos: el disco. 

En otra época, desarrollaba en mi país la actividad de productora radial independiente y como de costumbre, escogí un tema que no era exactamente el más popular. El jazz y la música de Brasil -en general, no sólo los exiguos 10 años de la Bossa Nova- eran mi materia y mi fuente de recursos musicales, la tienda Jazzmanía -en el Centro Comercial Mata de Coco- que manejaba ese maravilloso melómano y mejor persona llamado Pedro Benvenuto, el amigo de todos. Su desaparición física fue algo que no podremos dejar de llorar los que lo conocimos, pero con él no sólo se ausentó su persona, sino también aquel tesoro de música no comercial y menos convencional, que surtía su local. 

Afortunadamente, poco después las tiendas Esperanto de Carlos Souki recogieron el testigo, y los sedientos pudimos nuevamente abrevar en una fuente repleta de aquella música no "mainstream", de donde se alimentaban nuestros gustos. Esperanto se especializó en todo aquello dificil de conseguir. Apenas pocos años después de que abriera sus puertas, cambié de país y no pude seguir disfrutando sus joyas musicales, pero sé que siguió operando hasta que las dificultades para importar que Venezuela comenzó a presentar, se lo impidieron.

Pues, para regocijo de muchos incluida yo, aquel mismo innovador del disco ha decidido abrir en Miami una librería de literatura hispana. Hace ya cinco meses que Carlos Souki instaló Altamira Libros en el corazón del downtown de Coral Gables. En la propia "milla", como le decimos los locales a Miracle Mile, que es como se llama ese trocito de Coral Way entre la 37 Avenida y Le Jeune Road.

Sin aparente preocupación por la competencia que podrían significarle la presencia de Barnes & Noble y Books and Books prácticamente a tiro de piedra, Altamira se yergue muy bien instalada y repleta de títulos, los cuales según pude apreciar, abarcan casi todas las temáticas literarias con una oferta sumamente atractiva, nuevamente apostando a lo poco común. Las librerías que no pertenecen a cadenas pueden ofrecer libros que, paradójicamente, muchas veces no se encuentran en las más grandes ya que éstas se concentran en los bestsellers en inglés, ignorando libros importantes de intelectuales hispanos, territorio que ha decidido cubrir esta vez el negocio de Souki.

En Altamira también se dan eventos culturales del tenor de bautizos de libros, charlas y lecturas, así que de cierta manera es además un centro cultural donde los hispanos podemos encontrarno reviviendo las tertulias intelectuales a las que estábamos acostumbrados en nuestros países. Algo que en la capital de Latinoamérica que es Miami, no es frecuente y por lo tanto, esperado.

Le auguro rotundo éxito a Carlos Souki y a Altamira Libros. Por mi parte espero que tenga larga vida porque de inmediato será uno de mis lugares de elección. Invito a todos mis amigos lectores a venir a reencontrarse con sus autores favoritos, publicados en esos objetos mágicos e insustituibles que son los libros los cuales, desde mi punto de vista, si un día dejaran de existir, desaparecería con ellos uno de los placeres más maravillosos de la vida, el que arranca al dar vuelta a la tapa y abrir las puertas del universo de la fantasía, dando comienzo a la aventura.

Altamira Libros está ubicada en el 219 de Miracle Mile, Coral Gables, FL 33134

 

Las esperanzas de Venezuela

Las esperanzas de Venezuela

Qué le pasa a Amy Schumer?

Qué le pasa a Amy Schumer?